• Con el alma enredada entre las yemas de los dedos,
    cada día aprendiendo a vencer al miedo.